Emprendedores mexicanos automatizan la nueva normalidad

Andonix, startup fundada por mexicanos en Detroit, se expande en México poniéndole software a la sana distancia y automatizando la nueva normalidad.
10 Jul, 2020

En la llamada nueva normalidad, desde una planta automotriz hasta una iglesia necesitarán colaborar en espacios donde impere la distancia entre personas y donde, de preferencia, no tengas que tocar nada que no sea tuyo. Una pluma, un cuaderno de registro a la entrada de la oficina o un sensor para huellas biométricas puede ser un potencial foco de infección.

Con esto en mente David Yañez, fundador y director general de Andonix, una startup de mexicanos con base en Detroit, desarrolló un software que en el afán de no tocar lo ajeno convierte tu celular en un mapa para navegar entre los compañeros de oficina y evadir las aglomeraciones. La solución que llamaron Safely Pass utiliza los datos de geolocalización del teléfono, de forma anónima y solo si el usuario acepta, para ubicar a la persona en un mapa del lugar en el que se encuentra, con lo que le permitirá ver las zonas de mayor densidad y evitarlas. Yáñez advirtió que el objetivo de esta solución, además de automatizar procesos en la nueva normalidad, es brindar herramientas de salud a las personas que por pertenecer a la base de la pirámide y no tienen opción de hacer home office.

“Hay una necesidad de digitalizar a quienes no tienen opción de quedarse hoy en casa”, dijo Yáñez “queremos empoderar a los usuarios con información útil y accionable y buscamos empoderar a quien maneja los espacios de trabajo y que lo haga con un costo efectivo porque hacerlo a mano es gente, registros y riesgos”.

Al regresar a algunas operaciones, las plantas de Volkswagen dieron a su personal una libreta y un termómetro para que cada quien registrara su temperatura del día y tuviera ciertos controles, anécdota que el emprendedor usó como ejemplo de lo que no debe pasar en la nueva normalidad, pues deriva en cuellos de botella en los accesos a oficinas, lo que retrasa horas hombre en una producción y exige un mayor costo.

“La economía no tiene la suficiente cantidad de dinero para preparar una segunda vez”, agregó en emprendedor.

Si en promedio, en Estados Unidos, una hora hombre en una planta es de cinco dólares, por cada persona atrasada a una planta de 1,000 empleados, la pérdidas se ven cuantiosas, lo que abre un caso de uso para la tecnología de Andonix.

Si bien Yánez cuenta que el uso del software tiene una versión 100% libre, cuentan con un modelo de negocio si la empresa requiere usar y analizar más patrones de movimiento de sus empleados, el cual tiene un costo por usuario por mes además de dos planes más: uno en el que Andonix le suministra a la empresa cubrebocas para todo su personal por mes o bien pruebas rápidas de COVID-19 para monitorear a su fuerza de trabajo.

“Pensando por ejemplo en el caso de que alguien esté contagiado, así la empresa podrá ver quien entró antes que tú, en qué zona estuviste y demás. Lo que evitamos con estos datos es que la empresa cierre operaciones si alguien se contagia digitalizamos la bitácora de asistencia”, dijo.

 

Si deseas saber más sobre esta noticia, haz clic aquí