Quiénes somos

Mensaje de Bienvenida

¡Bienvenido a la Educación sin límites de tiempo y espacio!

Educar para la vida se ha convertido, en los últimos años, en uno de los paradigmas que mayormente perfilan el diseño de los modelos educativos que pretenden responder, de manera eficiente y segura, a las necesidades de nuestro mundo, tan complejo y cambiante.

El mundo se transforma, y con él nosotros mismos; los modelos educativos que una vez hicieron frente a las necesidades de ayer, hoy resultan obsoletos ante la modernidad, e incapaces de garantizar la igualdad de oportunidades para todos. Y es que el vertiginoso avance tecnológico y la creciente demanda de información que caracterizan a nuestros días, exigen cambios trascendentales, no sólo en lo que a sistemas educativos se refiere, sino en la vida misma de quienes los afrontan.

Hablamos, pues, de estar en sintonía con el devenir actual. Con nuestros conocimientos, nuestras destrezas y habilidades que habrán de ponerse en juego en el momento de participar en la sociedad.

Hoy nos corresponde construir nuevos programas que respondan con prontitud y seguridad a los requerimientos de un mundo dinámico.

Educarse para la vida, o bien reeducarse para afrontar la vida, constituye una prerrogativa que habrá de estar presente de manera constante en cualquier programa educativo. Contar con igualdad de oportunidades, educar más allá de los límites geográficos y asegurar el acceso a la información.

El Tecnológico de Monterrey, a través de la investigación de nuevas tecnologías de enseñanza, rompe las barreras de tiempo y espacio de la escuela tradicional, y genera nuevas oportunidades por medio de la educación en línea. Se trata de un modelo de educación a distancia, accesible, sin limitaciones de tiempo y espacio, que incorpora los nuevos lenguajes y medios de la tecnología informática.

Se aprende mediante la enriquecedora experiencia que resulta de interactuar en un ambiente electrónico, diseñado para la construcción de aprendizajes significativos, que permite, además, la conexión a nuevas fuentes del conocimiento, el establecimiento de comunidades de aprendizaje, el desarrollo de organizaciones que aprenden, la coexistencia de la pluralidad de pensamiento y la posibilidad de acceder a ilimitadas fuentes del saber.